sábado, 14 de enero de 2012

INTRODUCCIÓN

JUNTO ESTAS LINEAS: Mario Gómez-Morán Cima en diciembre de 1972, durante la presentación de su libro que más éxito tuvo: SOCIEDAD SIN VIVIENDA -Editado por Foesa-. Era profesor Dr. arquitecto y esa obra -tanto como casi todas sus publicaciones-, trataba sobre la especulación del suelo y las teorías del crecimiento y distribución urbano. Grandes problemas existentes en la España de entonces, que enseñaba en la cátedra de Urbanismo de doctorado del COAM (creada para José Fonseca). Después de jubilarse en la universidad -en 1987-, comenzó a interesarse por los estudios que yo realizaba sobre arqueología, que en ese momento eran sobre iberismo. Finalmente, tanto se aficionó que también terminó por intentar descifrar la escritura ibérica, del modo que en un principio habíamos intuido. Aunque años más tarde, al desestimar yo por mi parte el método que primeramente ideamos, no continué con aquel estudio, pero él lo siguió en solitario durante el decenio de los años 90. Finalmente, hacia el 2000 tenía terminado este libro que ha quedado inédito tras su fallecimiento (ocurrido en 2004) y que damos a conocer por mediación del presente blog -comentándolo y ampliándolo, tal como él hubiera querido que se hiciera-.



Comenzamos este blog en el que recogemos un estudio con más de doscientas páginas sobre traducciones del ibero. Texto que tristemente "no ha visto aún la luz" y que fue escrito en su mayor parte por Mario Gómez-Morán Cima (mi padre). Dicto "en su mayor parte" porque en aquel fuimos colaborando "algo" los dos hijos: Primeramente yo, que le indiqué hacia 1987 cómo creía se podían llegar a traducir los textos ibéricos, aportándole "mi fórmula" que entonces pensaba podía ser la más adecuada. Que era la de transcribirlos partiendo de la idea de que se trataba de un dialecto griego arcaico, y en una manera similar a como se había descifrado el lineal "B" (cretense).

Pese a ello y a estar entonces muy seguro de que el ibero era una forma dialéctica de origen heleno-aquea, unos cuatro años más tarde y tras colaborar juntos en el intento de transcripción, yo desistí de aquella idea inclinándome hacia otras hipótesis. Dede ese momento en que abandoné la teoría inicial, intenté que mi padre hiciera lo mismo; aunque mi hermano (Mario) le apoyó en la teoría del griego, fomentándole que siguiera en esta linea de estudio. De esta forma y bajo el ánimo de mi hermano, decidió ya mi padre seguir solo por la "senda helena" hacia la transcripción de los textos iberos, llegando a la obra que hoy presentamos. Aunque tristemente yo, decidí no participar en una fórmula de traducción que no me satisfizo, pese a que en un primer momento la tuve como cierta.

En lo que se refiere a esta idea inicial y por la cual creí intuir hacia 1987 que el idioma en el que los iberos escribieron sus textos pudo ser una rama del griego arcaico. Esta hipótesis nació al ver que entre las palabras inscritas en los restos prerromanos existían varias coincidencias con voces aqueas (eteo helenas). Era tanta mi persistencia y seguridad en ello hacia el año 1988, que le convencí a mi padre y a mi hermano absolutamente de ello; tanto que cuando tres años después yo empecé a considerar que me había confudido "en algo", aquellos ya no consideraron ciertas mis dudas. El problema surge finalmente en 1991, cuando a través de la familia Ocaña del Valle entré en contacto con el profesor de griego Martín Sánchez-Ruipérez (heredero de la cátedra salmantina de Unamuno) . Con quien tras haber conversado, comencé a no estar nada seguro de mis teorías sobre el ibero escrito como una rama del aqueo. Así se lo planteé e hice saber ya a mi padre, comentando como creía que no podían traducirse los textos prerromanos peninsulares a través esta hipótesis. Pero mi progenitor ya había comenzado a hacerlo con resultados que para él eran satisfactorios (tanto que decide seguir en solitario sobre esta idea).

JUNTO ESTAS LINEAS: Mi hermano Mario y yo hacia 1990, cuando mi padre comenzó a preparar conmigo el estudio sobre los Textos Ibéricos. Poco después yo desistiría en la teoría inicial, aunque mi progenitor siguió sobre ella (fundamentalmente gracias a los ánimos que mi hermano le daba). Finalmente decidió escribirlo solo, aunque era su deseo que en el libro que dejó terminado yo adjuntara un estudio o trabajo, exponiendo mis teorías, mis traduciones o mis comentarios sobre el mismo tema.



El resultado fue que aquello actuó de algún modo como una "manzana de la discordia" puesto que nada hay peor que dos personas con diferentes teorías sobre un tema que les apasiona... . Intentó entonces mi hermano (Mario), mediar entre ambos por si conseguíamos hacer un estudio conjuntamente mi padre y yo, aunque el "amor de hijo" le pudo y terminó dando la razón a nuestro progenitor, animándole a seguir con el trabajo tal como lo había comenzado (desde la hipótesis única del griego). Por lo que yo -por mi parte- me retiré completamente del tema, entre otros motivos porque debía marchar para Japón donde me esperaban otros proyectos y trabajo como músico. Teniendo noticia cada vez que regresaba de cómo iba el libro que había intitulado "Textos ibéricos" -o bien: "Escritos ibéricos"- y que fue modificando y terminando en los días en que finalizaba el pasado siglo.

Como decimos, hacia el año 2000 había acabado sus "Textos ibéricos", pero tristemente la obra quedó inédita. Aunque gracias a blogspot hoy tenemos la oportunidad de darla a conocer con el fin de divulgarla. Tanto como a su vez podremos comentarla, puesto que era la idea de mi padre que se publicara junto a un estudio mío que fuera ampliándola o debatiéndola (para comparar ambos criterios). El libro suyo contiene unas docientas páginas y trata sobre las inscripciones que se habían hallado y catalogado hasta el año 2004 (en el que fallece). Pese a ello, intentaremos incluir las últimas novedades, tanto como los textos que falten en la obra (por haberse encontrado recientemente). Esperando con todo ello poder aportar algo al difícil tema de la traducción del idioma que las gentes prerromanas escribieron en la Península, damos comienzo a este nuevo trabajo.

JUNTO ESTAS LINEAS: Foto de Mario Gómez-Morán Cima hacia 1995, años en los que transcribía estos "textos ibéricos".



2 comentarios:

  1. Estimado Ángel, estoy editando una Web dedicada a recoger las biografías actualizadas de aquellos personajes nacidos en Asturias que puedan merecer el calificativo de Ilustres, y quiero informarle que he editado la biografía de su padre Mario Gómez Morán Cima, en el capitulo de Arquitectura. Me gustaría que la pudiese revisar y me diga lo que debe corregirse o añadirse para que sea lo más veraz posible. Un cordial saludo Feliciano Robles
    http://asturianosilustres.wikispaces.com/Mario+G%C3%B3mez-Mor%C3%A1n+Cima

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por sus palabras y por dedicar unas lineas a mi padre en sus biografías.
    Acerca de lo que me pone, me atrevo a corregirle tan solo que:
    Tuvo dos hijos y dos hijas.
    En lo que se refiere a su "exilio" no se puede considerar de este modo. Se trata más de una "marcha voluntaria" del país, al no estar de acuerdo con la política lo que le lleva a que le cierren practicamente el Estudio.
    Por lo demás y como anécdota le incluyo que era:
    Doctor arquitecto; que fue el mil de licenciatura en España (número de colegiado 1000 muy envidiado por su amigo Fernando Chueca G.; ya que al segundo le habían otorgado el N.666...). Además, cursó estudios de Sociología en la Complutense (cuando se abre esta facultad, hacia 1977 -con más de cuarenta y cinco años-) para participar en la intervención y fundación de numerosas empresas dedicadas a estudios sociales.
    MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TODO
    Angel

    ResponderEliminar